lunes, 14 de abril de 2014

De regazos y ronroneos


En la vida se van conociendo a personas que, como el agua que baja por el río, nos va moldeando y puliendo. Mis abuelos, mis padres, mi hermana y cuanta gente buena he conocido, me han abierto los ojos a maneras distintas de ver la vida. En realidad, no sólo personas.

No hace demasiado en mis planes no entraba compartir mi vida con una mascota, pero llegó un día en que conocí el gato más tierno y zalamero que ha pisado el hemisferio sur. En cuanto se me subió al regazo, me miró con sus despiertos ojos azules y restregó su oscura carita contra mi barbilla, supe que me había cambiado la vida. Con la mía cambió luego la de otros ocho (8) mininos, pero esa es otra historia.

Quien me cambió la vida se ha ido para subirse en el regazo del dios de los gatos pidiendo mimos (aunque recordemos que los gatos son dioses, y lo saben). Deja un espacio vacío en una casa y muchos más en otros tantos corazones, pero debo decirle una última cosa: Gracias, Tati. Gracias por cambiarme. Cuida de todos los que te estarán esperando y espéranos a nosotros, que no tardaremos en ronronear a tu lado.





Me gustaría encontrar consuelo y dárselo a aquella a quien tanto quiero, pero no está en mi mano:

—Con todo eso, te hago saber, hermano Panza —replicó don Quijote—, que no hay memoria a quien el tiempo no acabe, ni dolor que muerte no le consuma.

3 comentarios:

  1. No sé qué decir...
    Gracias por haberle querido tanto, por dedicarle estas palabras y por estar siempre a mi lado. <3

    ResponderEliminar
  2. Aunque sea por tan triste motivo, celebro leer una entrada nueva en este blog. Lamento mucho vuestra pérdida y, aunque nunca he tenido oportunidad de gozar de una compañía similar a esa, entiendo el dolor y el vacío que dejan, pues a veces los animales de compañía (odio la palabra "mascota") nos dan tanto y a cambio de tan poco, que es difícil quererles menos que a las propias personas.
    Mucho ánimo y un beso a los dos.

    ResponderEliminar
  3. Vaya por Dios... Como tenias el blog en modo abandonblog me he enterado por el Sr. Bullon.
    Mis sinceros pesames. Encima un siames, con lo que me gustan.
    Pues nada, un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar