miércoles, 27 de febrero de 2008

Del primer aniversario del nacimiento del misántropo

¡Cumplimos un añito!Si dicen que la mayoría de los blogs no pasan del primer mes de vida, aquí estamos para, una vez más, joder las estadísticas. Gracias a todos vosotros hemos conseguido, sin tener nada interesante que decir, nada divertido que contar, y nada entretenido que leer, plantarnos en el primer añito de este vuestro blog.

Y es que tal día como hoy, hace 1 año, nacía este blog

con el ánimo sincero y bienintencionado de plasmar las vivencias, avatares y vicisitudes de este pobre y humilde servidor de Dios. La intención es, por supuesto, soltar desde esta tribuna de oradores que es Internet una perorata diaria; no necesariamente divertida, no necesariamente entretenida, no necesariamente real, sino producto de mi enajenación, y, en la medida de lo posible, de mi escaso ingenio.
Ya ven que de buenas intenciones está el infierno lleno.

Por lo pronto, el firme propósito de escribir a diario se ha quedado en un post semanal que para colmo de males suele más largo que el parto de la burra y, en vez de un divertimento, parece más un reguero de lágrimas con tintes de autocompasión.

¿Y cómo fue que me dio por abrir un blog (bitácora, diario público o como lo quieran llamar)? Pues todo vino motivado por mi buen amigo Miguelón, que me mostró el suyo (pinchad, cojones, que no muerde). ¿Quién podía imaginar que tras mostrarme un púlpito gratuito para soltar peroratas iba a pasar de largo sin subirme en él? Nadie en su sano juicio, por supuesto. Así que aquí estoy, un año después; un poco más viejo, un poco más amargado, un poco más triste, y mucho más torpe que hace un año.

¿De qué hemos hablado en este año? Pues la verdad es que lo de hablar del Quijote, de AC/DC y de la Bellucci, que a priori iba a llenar de visitas —especialmente si se trata de la Bellucci, por supuesto— este antro de despropósitos, se quedó por el camino como un mal recuerdo. Contra todo pronóstico, tratar las carreras de la Formula 1 desde un punto de vista lúdico y creativo no nos dio muchas más visitas que desentrañar los secretos del universo, por mucho que más de uno dijera que aquí no había nada que animara a volver porque siempre se habla de coches.

Lo que sí parece que produjo cierta conmoción fueron mis enamoramientos, tan sucesivos como profundos e inopinados. Si algo ha quedado manifiestamente claro es que me gustan las morenas, las italianas y las ferraristas.

En total han sido 82 posts, que han recibido la inmerecida y siempre agradecida colaboración de los lectores en 775 comentarios, lo cual viene a dar una media de más de 9 comentarios por post, que vienen a ser unos 9 comentarios más que la media de la blogosfera. Sí, hablo de la blogosfera para darme ínfula, como si perteneciera a ella o como si supiera lo que es.

Hemos recibido en este año 8,649 visitas, con un total de 12,837 páginas vistas, lo que supone tener unos 24 visitantes únicos al día; a mi parecer no está nada mal considerando que aquí no se dicen más que sandeces.

Por escribir de algo más que de números que no tienen ningún interés más que reconocer que estamos entre colegas, he de decir que al tener un blog uno se siente en ocasiones obligado a contar algo. Es de agradecer ver que los 4 lectores fieles que tiene son sus amigos y que, mal que bien, si vuelven a leer las pocas cosas de las que escribe es porque en el fondo quieren saber de él (por mucho que uno sea un gilipollas y no se lo merezca).

Por lo que leo por ahí, casi todos los que escribimos compartimos sentimientos encontrados: por un lado el ego es un compañero demasiado porfiado como para esperar que muera de inanición, pero por el otro escribir libera, inspira y, por qué no, mejora el carácter (o eso dicen).

¿Algo más que mentar? Pues claro. En este año he tenido el gusto de entablar amistad virtual con David, que hace las crónicas de F1 más completas del panorama blogil español. Me he descojonado por activa y por pasiva con Alfredo, que, aunque se prodiga poco, merece un puesto de honor entre los altares de la literatura española. He disfrutado con las reflexiones siempre agudas de Ángel, todo un ejemplo de cómo deberían ser todos los blogs. Y, por supuesto, aunque me deje a más de uno en el tintero, debo decir que he aprendido un poco más de esto de los cochecicos con los post de LordVader, y José R. Arce.

Para terminar —y para hacer un poco de bulto— lo que todos estaban esperando: una pequeña selección de algunas de las mejores búsquedas —todas estrictamente ciertas— que han hecho unos cuantos incautos —o desequilibrados mentales, a la vista de lo que buscan— para acabar llegando a este blog.

Pasen, vean y disfruten.

  • actrices porno con piercing en genitales imagenes
  • alessandro lequio pillado en pelotas
  • caballo follando a su dueña
  • como dejar preñada a una puta
  • como distinguir mis agujeros de mujer
  • como enamorar a un misogino
  • como quitar el olor a sobaco
  • concepto de programador putero
  • concurso de orgasmos fingidos
  • culo de ursula andress
  • el consumo de porros conduce a la homosexualidad
  • el culo de monica bellucci
  • el golpe de halminton y fernando alonso hablando de el en su jardin
  • felipe massa desnudo
  • fotos de perros follándose a sus dueños
  • golfas metiendose cosas por el culo
  • kimi räikkönen con unas putas
  • lewis hamilton se esta quedando calvo
  • ¿los hombres podrían aguantar un orgasmo femenino?
  • me encanta dar patadas en los huevos
  • mi delirio es ver el trasero de mi prima
  • nacido en los 80s viste de rojo tiene bigote?
  • perro follando a una mujer en youtube
  • piloto moto australia testiculo
  • puta cogiendo con un burro
  • quiero ver pleiboi
  • racimo de pollas
  • relaciones sexuales en las oficinas en videos
  • remedio para el mal olor del zobaco
  • restregar pene en culo
  • se puso el coño como una peonza
  • sodomia palo escoba fotos
  • su hija ursula tenia unas tetas gigantes
  • videos de orgasmos femeninos de niñas de 14 años
  • youtube los perdedores tambien lloran
  • youtube raton perez follador

Queridos niños: gracias por estar ahí. Gracias por leer mis enajenaciones. Gracias por comentar mis sandeces. Os necesito y os tengo a mi lado. Gracias. De todo corazón.

Foto: http://www.flickr.com/photos/bagochips/1460570397/

domingo, 24 de febrero de 2008

Visto por ahí: Fuck Planet Earth

Sí, ya sé que últimamente pongo vídeos chorras en vez de escribir, pero ya sabéis que cuando no se tiene nada interesante que decir, o cuando lo único que se le viene a uno a la cabeza son inconveniencias, es mejor callar.

En cualquier caso, y como aunque no tenga nada que decir soy incapaz de mantener la boca cerrada, hoy traigo un documento en el que se demuestra que, ante cualquier circunstancia vital adversa, con independencia del sexo, raza, credo o incluso la especie a la que pertenezcas, siempre se puede espetar un sonoro:

OH! FUCK!!!

video

(Me descojono con el león)

El vídeo original, en YouTube: http://www.youtube.com/watch?v=ClCmO42_tQ0

Visto en Microsiervos, vía Yonkis.

miércoles, 20 de febrero de 2008

Visto por ahí: Que los pedos te acompañen

Este tío es un puto crack. Como él mismo dice en la descripción de sus vídeos, se llama Gerry (Jerry) Phillips y lleva la nada despreciable cantidad de 38 (!!!) años tocando canciones con sus propias manos.

video


Traduzco más o menos creativamente de su perfil en YouTube:

La gente me pregunta porqué hago música con mis manos. ¡Porque puedo! Cuando tenía 9 años fui a una fiesta y el fotógrafo que había, para que nos estuviéramos quietos, se tiró un pedo con sus manos. Yo pude hacer lo mismo. Pronto encontré distintas notas, canciones sencillas, y ahora soy capaz de tocar casi cualquier cosa. Me gusta hacer vídeos y mostrarlos en YouTube donde cualquier persona como tú puede verlos.

No espero que le guste a todo el mundo lo que hago, pero si lo piensas no hay nada nuevo en la música. Todo se ha hecho antes de una manera o de otra. Pero yo soy nuevo y diferente. Cantar, tararear, silbar o tocar un instrumento no son las únicas maneras de hacer música.

Las únicas personas que realmente aprecian lo que hago son los propios músicos. Me cuentan con palabras que no entiendo lo que acabo de hacer, pero en realidad simplemente me limito a tocar una canción. Me gusta lo que hacen, pero yo no tengo que cargar con ningún tipo de equipo para tocar. Me gustaría tocar delante de mucha gente para ver su reacción.

El vídeo en su sitio original, aquí: http://es.youtube.com/watch?v=pBiLAy7mDbw

Su página web: http://handmusician.com/
Su perfil en YouTube: http://es.youtube.com/user/gunecologist


Dedicado a (y suministrado por) mis amigos del Diario Cretino (a.k.a. Nostromo) por alegrarme los días. Gracias.

Tonight we dine in Hell!

domingo, 17 de febrero de 2008

De locuras, desvaríos y gastos energéticos

¿Quién ha dicho eso? ¿Has sido tú virrey Morcillo?Quien me conoce sabe que estoy bastante loco. No es que sea un caso serio de trastorno mental, pero algo sí que hay, y todo comienza con una visión de mi propia vida y de la de los demás, cuando menos, "distinta".

De cuando en cuando salgo con una sandez, un desvarío o una enajenación, que a menudo mueve a risa, pero que en no pocas ocasiones también provoca más de una mueca de desagrado o sorpresa. Pero oiga, en este mundo estamos para divertirnos, ¿no? Pues eso, señora, ríase a mi costa que para eso me pagan.

Es posible que para los demás sean —espero— divertimentos fugaces, pero para mí, que de natural soy depresivo, tener estas enajenaciones tan espontáneas como pasajeras me son tan necesarias como el respirar.

Y se preguntarán si es divertido eso de estar loco. A mí me parece que no es fácil estar cuerdo. Cuando los rigores de la vida te abofetean la cara, los padeces con más dolor del que se puede soportar. Es mucho más difícil afrontar los problemas de la vida que ignorarlos. Y es que la vida impone limitaciones que el cerebro, obstinadamente, intenta saltarse.

En general, sí es entretenido estar medio loco. La gente que te rodea se ríe con tus historias de barra de bar, y te disculpa cuando dices algo incongruente. Sin embargo, con eso del trastorno bipolar, cuando se te pasa la locura se acaban las risas y empiezan los llantos.

Y es que no es fácil encontrar una motivación para vivir. Cuanto más me lo planteo, más convencido estoy de que hay gente que sobra en el mundo, y desde luego uno de los que sobra soy yo. No, no se trata de autocompasión o de tendencias suicidas, sino de entender que estamos realizando un gasto inútil del universo. Estoy cansado de tanto cretino funcional que se cree que tiene un lugar en el mundo porque se preocupa por la reproducción de las ballenas, por el cambio climático o por usar papel reciclado para limpiarse el ojete. Admítelo: no vales para nada. No estás ayudando al avance del planeta, de la especie o de tu propia sociedad pensando en adoptar un conejo de granja para meterlo en una caja de zapatos y que te apeste la cocina a campo. ¿Mejor hacer poco que nada? Mejor deja de ser un gasto inútil en el universo, que eso sí que sería una buena aportación.

Y habrá quien piense que, al fin y al cabo, pensar en el gasto energético que hacemos comparado con el resto del universo es absurdo frente a la inmensidad del espacio. Cierto. Entonces, ¿por qué preocuparse por no calentar este punto azul pálido en mitad de la nada? Si algo nos ha enseñado la ciencia y el estudio de los miles de millones de años de historia de la Tierra es que, pese a todo, la vida se abre paso. Han habido glaciaciones, terremotos, volcanes, meteoritos y demás desastres naturales y, pese a todo, aquí estamos nosotros, dando por culo a un peñasco compuesto principalmente de Hierro, Oxígeno, Silicio y Magnesio con restos de otras sustancias. Y nosotros, minúsculas estructuras basadas en el Carbono, ¿estamos preocupados porque la media de temperaturas de un año suba 3 grados en 50 años? Venga, no me jodas.

Mucha preocupación por el calentamiento global, sí, pero nadie se maravilla al montar en un ascensor y ver que cuando pulsa un botón le lleva hasta la planta que sea sin perderse por el camino. A mí, en mi locura, me gusta pensar que todo forma parte de un maravilloso orden universal. ¿Y a quién más le puede importar eso? ¿Quién más se fija en los pequeños detalles que hacen del día a día una historia de ilusión y magia? Me fastidia de veras montarme con alguien en el ascensor y no poder decirle:

¿Lo ha visto usted? ¡Hemos pulsado un botón y los tres ascensores se han puesto de acuerdo en perfecta armonía para venir a buscarnos y llevarnos raudos y veloces a la planta a la que queremos ir!
¡Ah, quién fuera ascensor!

Queridos niños, ya queda menos para que empiece la Formula 1. Que Dios os bendiga y os guarde. Recordad que todo esto no son más que desvaríos de un pobre loco y que, llegado el momento, siempre podremos arrepentirnos de todo:

     Yace aquí el hidalgo fuerte
que a tanto estremo llegó
de valiente, que se advierte
que la muerte no triunfó
de su vida con su muerte.

     Tuvo a todo el mundo en poco,
fue el espantajo y el coco
del mundo, en tal coyuntura,
que acreditó su ventura
morir cuerdo y vivir loco.

Foto: http://www.flickr.com/photos/creatine/2218466049/

domingo, 3 de febrero de 2008

De majaderos, tontos, bobos, cretinos... y de mí mismo

¡Cada día más tonto!No sé lo que me pasa, pero cada día me siento más y más tonto. Sí, ya sé que me repito, pero es que para mí es un problema serio.

Alguno pensará que no será para tanto, o que aunque ahora sea un completo idiota seguramente nunca haya sido mucho más listo, y es cierto. Pero por lo menos antes era capaz de disimulármelo a mí mismo (aunque dudo que funcionara con los demás), o quizás es que convivía con ello más dignamente.

Y el caso es que, por tonto que sea, fuera o fuese, nunca había necesitado ser mucho más listo de lo que era. Quizás fuera por conformismo, por desinterés o porque estaba inmerso en un mundo de banalidades que me exigían poco intelectualmente.

¿Y qué hago ahora que me exija intelectualmente? Cualquiera pensará que estoy trabajando de tapadillo en un proyecto de la NASA para mandar sondas espaciales más allá del sistema solar con algún sistema de propulsión supereficiente basado en aprovechar las radiaciones solares o algo así, pero no es nada más lejos de la realidad.

En lo que ando inmerso es en devorar libros de divulgación científica. Sí, esos libros de ciencia para idiotas, donde no hay fórmulas y todo se explica con analogías que podría comprender un niño de cinco años. Y aquí debo gritar, como diría Groucho:

¡Rápido! ¡Que me traigan un niño de cinco años!

Acabo de mirar la estantería y además de que ya hay una balda llena de libros de bolsillo de la línea de ciencia de Alianza Editorial, la siguiente está salpicada de libros de Asimov, el de Bryson y unos cuantos de preguntas curiosas de New Sciencist. Sí, claro, en inglés, que uno es idiota, pero resultón.

Precisamente uno de los últimos libros que he leído es el de las memorias de Richard Feynman, muy apropiadamente llamado ¿Está Vd. de broma, Sr. Feynman?. Por lo que en él se cuenta, este Feynman, que trabajó en el proyecto Manhattan y fue Premio Nobel de Física en 1965, debía ser un personaje de cuidado. Mientras desarrollaban la bomba atómica él se dedicaba a abrir cajas fuertes, a inventar travesuras y a intercambiar mensajes en clave con su mujer para burlar las revisiones que había en la base de los Álamos.

En los años 50, el pobre Feynman fue invitado a un congreso llamado "ética de la igualdad", y en él fue incluido en un grupo en el que personas de distintas disciplinas iban a analizar "la ética de la igualdad en la educación". No es mi intención resumir aquí todo lo que cuenta Feynman, que es digno de leer (y de disfrutar), pero la conclusión que él mismo extraía de la conferencia que se dio al término del congreso da una idea de lo que allí se coció:

Había en esa conferencia un montón de tontos —de tontos pedantes— y los tontos pedantes me crispan. Los tontos corrientes no tienen nada de malo; se les puede hablar, se les puede ayudar a salir de su situación. Pero los tontos pedantes —tíos que son imbéciles y se dedican a disimularlo a base de impresionar a la gente haciéndoles ver lo maravillosos que son a base de palabrería... ¡A ESOS NO PUEDO AGUANTARLOS! Un tonto ordinario no es un estafador; un tonto ordinario no es más que eso, tonto. Y ya está. ¡Pero un tonto deshonesto es algo terrible! Y eso es lo que me encontré en la conferencia, un montón de tontos infatuados, que me sacaron de mis casillas. No estoy dispuesto a dejarme enojar de ese modo nunca más, así que no volveré a participar en conferencias interdisciplinares nunca más.

Pensarán quizás que me comparo con Feynman. No, ni por asomo. He traído esto (por los pelos, como hago siempre) porque me siento identificado con el grupo de tontos. De tontos de remate. No sé si estoy entre los pedantes o no, pero tengo claro que cada vez que abro la boca es para decir alguna sandez. Y, ¿saben qué? ni siquiera soy capaz de mantener la boca cerrada, así que, además de no hacer nada bueno, ni siquiera soy capaz de no fastidiar.

Queridos niños: Stultorum infinitus est numerus. Por pura estadística, hay que conformarse con caer en el grupo de los tontos. ¿Conformarse digo? Sí. Y es que ya se sabe aquello de "mal de muchos, consuelo de tontos".

Foto: http://www.fotomaf.com/displayimage-topn--63-17.html