miércoles, 28 de marzo de 2007

De la soledad, los abrazos y las patadas en los cojones

Aprovechad niños, que esta es una ligera de cascosVivimos en un mundo donde las personas tienen necesidad de ser abrazadas, pero ningún interés en abrazar a los demás. Algo así como "Si bien tengo necesidad perentoria de que me abracen, es condición sine qua non que el abrazo debe ir sólo en un sentido: el que va desde el que lo da, hasta mí, que lo recibo". Es un concepto que me recuerda, dentro de lo lógicamente posible, al axioma "follar es de pobres, a mí que me la chupen".

La cosa ha ido tan en aumento que hasta ha dado lugar a la camiseta que da abrazos. Cito textualmente el contenido del enlace:

El mecanismo de funcionamiento es muy sencillo: un usuario que tenga esta camiseta puesta y un accesorio Bluetooth conectado a un móvil, al que vamos a llamar emisor, puede enviar un mensaje de abrazo con la información recopilada por sus sensores a otro móvil, el del receptor, que mandará el abrazo a la camiseta receptora. El abrazo generado depende de la temperatura corporal y ritmo cardíaco, entre otros factores, del emisor.

Sencillamente acojonante.

Dentro de mis lógicas limitaciones intelectuales, empíricas y circunstanciales, he intentado, sin éxito, desentrañar el porqué de esta costumbre tan arraigada. Como no he sido capaz de inferir por qué la inmensa mayoría de nuestros excelentes conciudadanos son capaces de emocionarse ante una campaña publicitaria y sin embargo permanecer perfectamente indolentes ante el que tienen a su lado en el metro, las conclusiones son, por supuesto, sesgadas, pero, para mí lo más importante, honestas. Como ya dijimos por aquí, quien la verdad dice, ni peca ni miente, así que puedo decir con total descanso para mi conciencia, que estoy hasta los cojones de tantos apóstatas del afecto, tantos hipócritas del cariño, tantas golfas descaradas pero remisas afectivas y tanto indolente circunstancial.

Por lo que a mí respecta, y siempre diciéndolo desde el cariño, creo que lo mejor es darle la vuelta a las tornas, y, donde uno espera que le den algo, pasar a ser el que dé. Como de dar abrazos ya voy servido, creo que lo mejor y más conveniente para mi solaz y regocijo, es dispensar patadas en los cojones a los transeúntes. Sin duda, bajo mi humilde punto de vista, se lo merecen sobradamente, y, de no merecerlo, mi intención desprendida y altruista debe, sin duda, compensar el que alguien pueda mostrarse contrario a mi regalo.

Ahí te las den todas
Habrá quien me tache de loco por poner la idea en bandeja a algún creativo de imaginación enjuta, pues esto mismo, con una buena producción y unos cuantos extras, puede sin duda vender miles de refrescos, relojes, gafas de sol, utilitarios o, si me apuran productos para la higiene íntima femenina (al fin y al cabo ya me quitaron la idea de agitar las cajas de surtido de galletas cuétara). Nada me preocupa menos: tan dadivoso estoy con las patadas como con la idea misma. Nada impide a cualquiera que se vaya a la Terminal 4 del aeropuerto internacional de Barajas (recuerden que hay que aparcar en el parking la Terminal 3) y, pancarta en mano, patee los testículos de cuantos viajeros aparezcan por la puerta. No duden en golpear también las bolsas escrotales de familiares, operarios, o cualesquiera individuos se crucen en su camino: ¡la felicidad no cuesta dinero!

Queridos niños: si el que da lo que tiene no está obligado a más, yo me siento muy a gusto conmigo mismo. Proteged vuestros cojones y, si tenéis ocasión, castigad los de los demás.

9 comentarios:

  1. He de decir, amigo Ventura, que no debe preocuparse por que algun tiburon publicitario le robe la idea...
    Es mas vieja que mear de pieses.

    Los norteamericanos llevan utilizandola muchos años, lo que pasa, es que estos sajones herejes no son muy amigos del contacto fisico y la cercania emocional que propone su metodo (amen, de que habra algun desgraciado desagradecido que no se deje)
    Asi, los yankees, sustituyeron su "patada en los cojones + pancarta" por "Fusil de Asalto Automatico AK-47 + Lugar elevado desde el que disparar sin que me molesten mucho".

    De hecho, aunque encuentro muy interesante su propuesta, me inclino mas por la solucion de los capitalistas norteamericanos. Que es con diferencia, mucho menos cansada, aunque mas impersonal...

    Pongame a los pies de su Sra.

    ResponderEliminar
  2. cuando dices aquello de "Proteged vuestros cojones y, si tenéis ocasión, castigad los de los demás", entiendo que dentro de los demás ¿estás también tú?.. xDDDD

    Para aquel que la patada en las partes nobles no le convezca, yo reparto ostias como panes... con amor claro...xDDD

    ResponderEliminar
  3. "Patadas en los huevos". Se demuestra así que estamos tratando temas en Blog de rabiosa actualidad pues es dicho por los medios estos días que aún le deben de doler sus partes al simpatizante del Foro de Ermua Antonio Aguirre, porque se ve que le duele a base de bien. Echad si no un ojo en http://www.foroermua.com/ donde se recoge el momento.

    Y es que, mi buen amigo Venturetto, no hay nada como desahogarse y expresarse como una buena patada en las colgaderas. Más de uno nos hemos quedado alguna vez con las ganas de propinar una coz de estas cuando la conocida "ohtia de padre" se queda corta.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ya estaba empezando a pensar que nadie se iba a dar cuenta!

    En cuanto a las coces, ya que por aquello de mantener las buenas maneras no las damos físicamente, al menos las damos verbal y eufemísticamante. ;)

    ResponderEliminar
  5. hola a todos.
    A mi me encantaria dar un monton de patadas en los cojones, o donde se preste, porque hay mucho cabron por ahi suelto que se pone a tener hijos tan cabrones como ellos.
    por cierto ventura me encantan tus abrazos, a los cuales respondo con mucho gusto, aunque luego me llames golfa. un besot
    ves al final escribo y eso que habia dicho que no lo iva ha hacer mas.
    ¡¡¡MAÑANA DE VACACIONEEEEEESSSSS!!!

    ResponderEliminar
  6. Por Dios, las mujeres escriben aquí? Quien ha enseñado a esa fresca... si conocen la escritura nos robaran el secreto del acero!!!

    Yo no doy patadas, contrato rumanos con barras de hierro.

    ResponderEliminar
  7. Es indignante!! deberías denegar el acceso a toda persona del sexo contrario!

    "Regagalo insultos a tu madre"

    ResponderEliminar
  8. Y negaros el unico contacto con el sexo contrario que teneis.... Ventura nunca os haria algo asi.

    ResponderEliminar