domingo, 28 de octubre de 2007

De italianas, amores y el uso terapéutico del chocolate

Stringiamci a coorte, Siam pronti alla morteTan sólo 7 días después del GP de Brasil, la resaca del final del campeonato del mundo de F1 se ha olvidado, como se olvidan los asesinos la colilla en la escena del crimen, o como se olvida uno de comprar el pan Bimbo cuando va al supermercado de la esquina.

Ya podemos decir que el sentir popular español, tan digno de respeto, ha olvidado las afrentas, las discordancias irreconciliables, las manipulaciones deshonrosas del deporte realizadas desde el contubernio de las más altas instancias y, por qué no, que también ha olvidado a sus ídolos. Esta semana ya nadie ha mentado a Hamilton, a Alonso, a Räikkönen, a Ecclestone o a Mosley, aunque antes de retomar en las conversaciones del bar temas como el fútbol, el gran hermano y las tetas de Angelina Jolie, aun se ha podido debatir animosamente el último Gran Premio del 2007.

¿Pensarán ustedes que quizás se habló del tremendo despropósito de Hamilton? No. ¿De la falta de ritmo de Alonso? Tampoco. ¿De la estrategia de equipo de Ferrari? Mal. Aunar en una frase las palabras "F1 y Brasil" sólo tenía una respuesta plausible: "¡Menuda titi salió cantando el himno de Italia!".

Siam pronti alla morte, L'Italia chiamò!Como diría Sancho, "ni quito ni pongo rey" y, sí, la verdad es que a mí también me llamó la atención. Me gusta Ferrari, me gusta Italia, me gustan las italianas, me gustan las morenas, y resulta que aquí tenemos a una moza que trabaja en Ferrari, que es italiana a la vista de lo enconada que cantó el himno de Mameli, que es una morena de muy buen ver, y que encima derrocha alacridad. ¡Oh! ¡Dios mío! ¡Pero si estoy enamorado!

Estar enamorado es como tener un sarpullido en el culo: es algo inopinado, llega cuando menos se espera, cuando peor viene, y cuesta un huevo quitárselo de encima. Afortunadamente, tanto para lo uno como para lo otro existe un remedio barato. En el caso del enamoramiento, el remedio más recomendable es el chocolate. En el caso del sarpullido, basta con dejar el ordenador unos días y salir a la calle a que te dé el aire. Si a alguien no le funciona alguno de estos remedios, sólo tiene que intercambiar los tratamientos: dejar el ordenador si se está enamorado, y tomar chocolate si se tiene un sarpullido en salva sea la parte.

Pero es que este es un amor imposible. Además de que ni siquiera sé cómo se llama, de que vivimos en países distintos, de que hablamos lenguas distintas, de que de que son todas golfas (menos mi madre y mi hermana) y de mi notoria misoginia, se añade un escollo insalvable: ella está enamorada de otro. Esa mirada de ojos entornados, esa sonrisa ridícula, esos movimientos desgarbados y los gestos propios de tener mariposas flotando en el estómago sólo pueden querer decir que está prendada de Kimi. Y lo entiendo.

Italia, la nación heredera del Impero Romano que dominó la vieja Europa desde su fundación el 753 a.C. y la caída de Constantinopla el 1453 d.C., me tiene jodido. Primero fue Mónica Bellucci y ahora es una desconocida sobre la que han escupido comentarios soeces 100 millones de espectadores en todo el mundo.

Como dice aquel soneto que halló don Quijote cuando llegó a Sierra Morena:

O le falta al Amor conocimiento
o le sobra crueldad, o no es mi pena
igual a la ocasión que me condena
al género más duro de tormento.
Pero, si Amor es dios, es argumento
que nada ignora, y es razón muy buena
que un dios no sea cruel. Pues ¿quién ordena
el terrible dolor que adoro y siento?
Si digo que sois vos, Fili, no acierto,
que tanto mal en tanto bien no cabe
ni me viene del cielo esta ruina.
Presto habré de morir, que es lo más cierto:
que al mal de quien la causa no se sabe
milagro es acertar la medicina.

Queridos niños: a la vista de las circunstancias incompatibles que separan mi musa de mí, parece que mi mal de amores tiene difícil solución. Mientras me atiborro con chocolate puedo ir mejorando mi italiano cantando el Fratelli d'Italia. Y encima tengo un vídeo para hacer karaoke.

Fratelli d'Italia
L'Italia s'è desta
Dell'elmo di Scipio
S'è cinta la testa
Dov'è la vittoria?
Le porga la chioma
Ché schiava di Roma
Iddio la creò

Stringiamci a coorte
Siam pronti alla morte
Siam pronti alla morte
L'Italia chiamò!

video

[Actualizado]
Como era de preveer, se ha montado lío con la muchacha. Malasombra encontró a su prima, y hubo que votar para ver si era ella o no. Después hablamos del inglés que se ligó a una desconocida en el metro. Yo sigo comiéndome los mocos.

14 comentarios:

  1. Prueba Superada!!! Encontraste a la golfa de ferrari. No esperaba menos de ti.... Vete pillando uno de estos para practicar y en verano nos vamos a la bellllllla itallllllia

    ResponderEliminar
  2. Me cago en la puta madre que pario a la conexion de mierda de este puto curro de mierdaaaa!!!

    20 minutos de comentario a tomar por culo...

    Vaya vaya... Ventura enamorado. Nada como una mujer de buen ver, vestida con un polo de Ferrari, cantando el himno della Italia para que se nos pase un poquito la misoginia.

    Bien, a ver si vamos bajando el listón, y la siguiente esta en el país, y no hace falta asaltar Maranello para conocerla...

    Lo que me extraña es que hayas roto la ancestral tradición de los Ventura de "UNA sola Filia*, MILES de Fobias"...
    (*= por categoría)
    Que pasa ahora con la Bellucci?
    Ha quedado abandonada???

    Tendrá que darse ella al chocolate para superarlo??
    Incognitas, incognitas...

    Como mola el himno de Italia!!

    Siam pronto alla morte!
    Siam pronto alla morteeeee!
    Italia chiamooooó!

    FORZA FERRARI!

    ResponderEliminar
  3. Lo mío con Mónica sigue siendo posible, pero a futuro. Obviando la diferencia de edad y que tiene una hija, está casada con un francés, lo cual dice mucho de lo bajo que tiene el nivel en cuanto a hombres se refiere. Y un francés feo, además. Llegará un día en que el franchute se vaya con una más joven (que no más guapa, seguro), y ahí estaré yo para consolarla.

    Por cierto, si hay que asaltar Maranello, ¡por mí que no quede!

    Le porga la chioma
    Ché schiava di Roma
    Iddio la creò!


    Forza Ferrari!
    Hail Mandril!

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de tu nuevo estado de enamoramiento, Ventu... aunque conociéndote como te conozco, esta exaltación del amor, este sentimiento romántico, ese suspirar por el sueño imposible, ese deslizarse entre las nubes buscando el rayo de luna... se te pasará pronto...

    Probablemente mañana mismo estés calificando a la susodicha de golfa redomada, y viendo en ella al mismísmo diablo... ¿me equivoco?

    Espero que si...

    ResponderEliminar
  5. Pero no me le sobreexcitéis...!!
    Con el pastón que nos esta costando la rehabilitación, vosotros echadmela a perder...

    A ver! Poned el himno de italia y que salgan las golfas con polos de ferrari!!
    Lo estamos perdiendo!!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Mis sueños se hacen realidad! ¡Veo italianas con polos de Ferrari por doquier!

    Buon giorno vezzosa signorina! Come vai? Vuole uscire con me?

    L'Italia chiamó!

    Ah! l'amour!

    ResponderEliminar
  7. Lo mejor que tenía Häkkinen: su señora.

    ResponderEliminar
  8. Si alguien merece ser feliz eres tu. Mañana vamos, la secuestramos y la casamos como Dios manda!! Con una escopeta apuntando, tu vestido con chistera, capa y con bigotes finitos y sonando música de película muda.

    ResponderEliminar
  9. Quien quiere amor, pudiendo tener Síndrome de Estocolmo??

    ResponderEliminar